top of page

Un enfoque integral para prevenir el acoso escolar: involucrando a padres, maestros y estudiantes

El acoso escolar es un problema serio que afecta a estudiantes de todas las edades en cualquier parte del mundo. Sus consecuencias son negativas y, en algunos casos, duraderas para las víctimas, incluyendo problemas de salud mental y un rendimiento académico deficiente. Para prevenir el acoso escolar, es necesario un enfoque integral que involucre a padres, maestros y estudiantes. En este artículo, exploraremos cómo se puede ayudar a prevenirlo.


“Ya estoy por salir de secundaria y siempre ha tratado de sacar buenas calificaciones. Pero la neta, es difícil, no tengo papá y mi mamá ha tenido que batallar para que podamos ir saliendo adelante. A pesar de todo, me he esforzado en la escuela porque quiero tener un futuro mejor.

Recuerdo que todo cambió cuando pasé a segundo grado, cuando los demás empezaron a molestarme. Al principio, solo eran unas bromas tontas sobre mi ropa o mi acento. Pero después se pusieron más pesados y comenzaron a fregarme en serio. Me empujaban en los pasillos, me quitaban mis cosas y me decían cosas que no se le dicen ni a tu peor enemigo.

Comencé a faltar a clases y mis calificaciones bajaron un buen. Era cómo si nadie entendiera lo que estaba pasando. Me puse triste, me deprimí mucho y no sabía qué hacer, no quería decirle a mi mamá porque ya bastantes problemas tenía ella.

Fue entonces cuando hablé con un profe buena onda, en quien confiaba. Me ayudó a buscar ayuda y a hablar con mi mamá sobre lo que estaba pasando. Con su apoyo, comencé a enfrentar al acoso escolar, aunque todavía sentía un poco de temor de ir a la escuela.

Mi mamá investigó y me animó a buscar más ayuda. Encontramos un grupo de apoyo para estudiantes que habían sufrido acoso escolar. Al principio, no sabía si quería ir, pero finalmente decidí intentarlo.

El grupo de apoyo resultó ser una bendición para mí. Pude hablar con más estudiantes que habían pasado por lo mismo que yo. Me ayudaron a darme cuenta de que había quienes entendían lo que me estaba pasando.

También aprendí algunas técnicas para hacer frente al acoso escolar. Me enseñaron cómo hablar con las personas que me molestaban, cómo mantener la calma y cómo pedir ayuda si necesitaba apoyo inmediato.

Ahora estoy por terminar la secundaria y puedo decir que he superado el acoso escolar. Tengo amigos y amigas que me apoyan. Aprendí que siempre hay alguien dispuesto a ayudar si hablas y pides ayuda.

Así que si estás pasando por lo mismo que yo pasé o conoces a alguien que le esté pasando, no te calles. Habla con alguien de confianza, busca ayuda y nunca te rindas. Todos merecemos escuelas seguras, y tú también puedes superar el acoso escolar.”


Involucrando a madres y padres

Su participación puede marcar la diferencia en la vida de sus hijas e hijos


1. Comunicación abierta

Es importante que mamás y papás tengan una comunicación abierta y honesta con sus hijas e hijos. A menudo, las niñas y los niños que son víctimas de acoso escolar no quieren hablar de ello por miedo o vergüenza, por eso es importante brindarles seguridad para que se sientan cómodos hablando de sus problemas, así como estar dispuestos a escuchar y apoyarlos.


2. Enseñar empatía

La empatía es la habilidad de ponerse en el lugar de otra persona y comprender sus sentimientos. Desde la infancia, se debe fomentar la empatía y enseñar a sus hijas e hijos a respetar y ser amables con todas las personas; tratar como les gustaría ser tratados(as). Enseñar a ser empáticos es otra forma en que mamá y papá pueden ayudar a prevenir el acoso escolar.


3. Establecer límites

Niñas y niños que crecen en un hogar donde se tolera el comportamiento inapropiado pueden ser más propensos a acosar a otros u otras. Por eso, se deben establecer límites claros; mamá y papá deben transmitirles que hay consecuencias si se involucran en acciones que dañen a las demás personas, como el acoso escolar.

Identificar signos de acoso escolar

Es importante saber cómo identificar los signos de acoso escolar en hijos e hijas. Algunos pueden incluir cambios en el comportamiento, como en los patrones de sueño y/o en el rendimiento académico; aislamiento social. Papá y mamá deben estar atentos a señales físicas como moretones o raspones.


4. Trabajar con la escuela

Madres y padres deben trabajar en conjunto con la escuela para prevenir el acoso escolar. Asistir a reuniones con docentes y el personal de la escuela para discutir el comportamiento de sus hijos e hijas, así como encontrar soluciones. Asimismo, pueden pedir o proponer, a la escuela, que se proporcione programas de capacitación sobre el acoso escolar para el personal y estudiantes.


Involucrando a maestras, maestros y autoridades escolares

Tienen un papel fundamental en la prevención del acoso escolar.


1. Crear un ambiente seguro y acogedor

Es importante generar un entorno escolar seguro y acogedor para los estudiantes. Esto puede incluir la implementación de políticas claras contra el acoso escolar, así como la creación de un ambiente que fomente el respeto y la inclusión. Docentes y autoridades escolares deben estar atentos a cualquier comportamiento inapropiado y tomar medidas inmediatas para prevenir, abordar y atender el problema.


2. Capacitación sobre el acoso escolar

Deben recibir capacitación sobre el acoso escolar y cómo prevenirlo, así como conocer técnicas de resolución pacífica de conflictos. Esto puede incluir el aprendizaje de las señales de acoso escolar; cómo hablar con los estudiantes; cómo responder a las denuncias de acoso escolar y cómo trabajar con los padres y madres para prevenir, abordar y atender el problema.


3. Monitorear el comportamiento de los estudiantes

Es importante que maestras, maestros y directivos revisen y den seguimiento al comportamiento de los estudiantes para identificar cualquier signo de acoso escolar. Estar atentos a cualquier conducta agresiva o intimidante, así como tomar medidas inmediatas para prevenir, abordar y atender el problema.


4. Trabajar con los padres

Esto puede incluir la comunicación regular con madres y padres respecto al comportamiento de sus hijos e hijas, así como trabajar juntos para encontrar soluciones ante cualquier situación de acoso escolar.


5. Promover la empatía y el respeto

A través de actividades de enseñanza que promuevan la inclusión y el respeto por sus compañeras(os), así como del personal docente y cualquier otra persona.


Involucrando a las y los estudiantes

A menudo, pensamos únicamente en las y los estudiantes como víctimas de acoso escolar; sin embargo, desempeñan un papel importante en la prevención del acoso escolar.


1. Hablar

Es importante que las y los estudiantes hablen cuando vean comportamientos de acoso escolar. Si ven a alguien siendo acosado o intimidado, deben hablar y pedir ayuda a un adulto de confianza, como un maestro o consejero escolar. También, pueden hablar con la mamá o el papá del estudiante involucrado en el acoso escolar.


2. Respetar a los demás

Deben tratar a los demás con respeto y amabilidad. Si se respetan entre sí, se puede prevenir el acoso escolar. Las y los estudiantes deben recordar que somos diferentes y tienen que respetar esas diferencias.


3. Empatía

Las y los estudiantes deben practicar la empatía. Tratar de entender cómo se siente alguien que está siendo acosado y apoyar a esa persona.


4. No ser espectadores

Si ven a alguien siendo acosado, deben tomar medidas para ayudar. Tienen la obligación de intervenir; detener el acoso escolar y no ser parte de ese acto o, bien, pedir ayuda a una persona adulta de confianza.


5. Ser amable

Ser amables y tratar a las demás personas como les gustaría ser tratados. Un simple acto de amabilidad puede marcar la diferencia en la vida de alguien que está siendo acosada(o). Las y los estudiantes deben recordar que ser amable no cuesta nada y si puede cambiar el sentir y ser de otra persona.


En conclusión, la prevención del acoso escolar requiere un enfoque integral que involucre a padres, madres, docentes, autoridades y estudiantes. Papá y mamádeben fomentar la empatía y ser modelos a seguir; los maestros y maestras tienen que crear un ambiente seguro y establecer reglas claras; las y los estudiantes pueden hablar, ser amigos y reportar cualquier comportamiento inapropiado. Con el enfoque correcto, se crea un entorno escolar acogedor, de bienestar y cohesión para todos y todas.



1078 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page