¿Por qué debe importarnos la violencia

contra las niñas y mujeres?

Porque es un grave problema de salud pública, una violación de los

derechos humanos y tiene altos costos sociales y de desarrollo.

Está presente en todos los grupos de población,

económicos, religiosos y culturales.

Es cierto que los hombres y los niños también son víctimas de violencia,

pero algunas de sus formas afectan desproporcionadamente a las mujeres.

¿Cómo detener la violencia contra las mujeres?

Dejando atrás la indiferencia,

participando, compartiendo ideas y aprendiendo nuevas formas de convivencia para lograr el cambio y una profunda transformación cultural

 
 

EN EL HOGAR

Las familias son diversas pero el respeto, la sana convivencia

y la corresponsabilidad para el bienestar deben ser iguales

La pareja

Respeto, comunicación e intercambio de afecto son claves en la relación.

Es muy importante establecer acuerdos y marcar pautas para resolver conflictos. Aprendamos a respetar la individualidad de cada uno.

Las hijas e hijos

No hay hogares perfectos, la paz se construye a diario en las relaciones con nuestros hijos y demás miembros de la familia.

Debemos ser capaces de educar asertivamente: expresarnos de una manera sana con el fin de defender nuestros derechos y los de los demás, sin usar la agresión.

Las bases aprendidas en el hogar será lo que las niñas y niños replicarán en su vida adulta.

Las y los adultos mayores

Crear un ambiente que proporcione afecto, respeto y soporte.

Rompamos el estereotipo de que la vejez es sinónimo de inactividad o incapacidad. 

 

EN LA ESCUELA

En la convivencia escolar a veces surgen conflictos o diferencias de opinión que son naturales en las relaciones humanas,

pero lo que no se debe tolerar es la violencia

Niñas

Si la institución educativa ofrece ambientes seguros e igualitarios además de promover valores de respeto e igualdad, las niñas no sufrirán acoso.

Es fundamental fomentar en las niñas la solidaridad entre ellas.

Niños

Fomentar en los niños nuevas formas de ver su masculinidad, evitando estereotipos en la relación con sus compañeras contribuirá a formar hombres comprometidos con las relaciones pacíficas e igualitarias.

Mujeres adolescentes
Hombres adolescentes

Es necesario que no solo en el hogar sino en los centros educativos se trabaje sobre una violencia específica: la que se produce desde la desigualdad entre hombres y mujeres.

Establecer un modelo educativo igualitario que pueda romper normas, valores, estereotipos y prácticas discriminatorias respecto al género.

EN EL TRABAJO

Los estereotipos y las desigualdades hacen que las mujeres

sean más vulnerables de sufrir acoso y violencia en el trabajo

Cultura laboral

Los recursos humanos son el activo más valioso de las organizaciones y debe garantizarse un espacio de respeto, igualdad y dignidad para las personas trabajadoras.

Las empresas, el gobierno y las personas físicas empleadoras deben asumir su responsabilidad para prevenir y dar soluciones positivas a posibles casos de violencia emergente contra las mujeres.

Las mujeres y hombres trabajadores deben asumirse como personas que merecen respeto y bajo ningún concepto, ceder a las pretensiones del acosador.

 

 
 

EN EL ESPACIO PÚBLICO

Una buena parte de las mujeres percibe que en los espacios públicos se ejercen múltiples actos de “violencia cotidiana” a los que se ven expuestas. Van desde piropos ofensivos hasta tocamientos, pasando por formas variadas de hostigamiento, persecuciones y ataques físicos y verbales.

Los espacios de convivencia pública son de todas y todos ya sea en zonas urbanas o rurales.

Cero tolerancia a la violencia

Como sociedad debemos comprometernos a no tolerar la violencia que ocurre en las calles, en el transporte público, en las escuelas, universidades y lugares de trabajo, en parques, en baños públicos, en los mercados, etc.

Debemos modificar actitudes y comportamientos para promover el derecho de las niñas y las mujeres a disfrutar de espacios públicos libres de violencia.

Espacios seguros

Participar en la exigencia y vigilancia de que los gobiernos lleven a cabo  inversiones en infraestructuras que mejoren la seguridad de los espacios públicos y fomenten el desarrollo económico y empoderamiento de las mujeres.

Asumir nuestra responsabilidad de mantener y cuidar esos espacios.

 

¡AHORA TE TOCA A TI!

¡Es tiempo de comprometernos y alzar el vuelo! 

Aporta ideas, cuéntanos tu historia, aprovecha este espacio para

aprender y construir junto con las demás personas nuevas formas de convivencia que eliminen la violencia hacia las niñas y mujeres.

 

El beneficio no es únicamente para ellas,

sino para el hogar que es nuestro país.

Ponte en contacto

Síguenos

  • Facebook icono social
  • Twitter

​© 2020 espacio creado para el Indesol